Exportación de vinos argentinos, claves para sostener envíos al exterior en 2021

Los Andes. Contrario a las expectativas del sector vitivinícola de Argentina, 2020 resultó ser un buen año para las exportaciones. Las de vino fraccionado crecieron 6.1%, de enero a noviembre, en comparación con el mismo lapso de 2019. Aunque para 2021 surgen oportunidades en los principales mercados –Estados Unidos y China-, vinculadas a restricciones comerciales a competidores como Francia y Australia, la pregunta es si Argentina puede seguir creciendo en el mercado externo y a qué ritmo.

Para intentar responder a la pregunta, un informe del Observatorio Vitivinícola Argentino analiza el comportamiento de las exportaciones argentinas desde 2001 a la fecha. Así, se observan dos periodos bien diferenciados: entre 2001 y 2011, los 10 principales exportadores –entre los que se encuentra Argentina- crecían en sus ventas, en valor, a una tasa promedio anual del 10%. Fue un momento de gran expansión del comercio y nuestro país fue uno de los actores principales en ese escenario.

Los despachos argentinos al mercado interno aumentaron tanto en valor como en volumen. De hecho, Argentina creció más en precio que todos sus competidores –con excepción de Francia- y alcanzó una variación de 102% entre 2001 y 2011. Y también se incrementaron más las cantidades que las de sus competidores (excepto Nueva Zelanda).

Daniel Rada, director del Observatorio Vitivinícola Argentino, señaló que las futuras exportaciones vitivinícolas argentinas no van a depender sólo de las oportunidades de mercado y del tipo de cambio en relación con la inflación, sino también de reactivar a una gran cantidad de bodegas que vienen perdiendo mercado hace un buen tiempo (apenas 10 firmas venden al exterior el 68% del volumen exportado).

 

 


Noticias