Adaptarse a etiquetado en México cuesta más a pymes

Reforma. Cumplir con el nuevo etiquetado frontal para alimentos y bebidas preenvasados no ha sido sencillo para las pequeñas y medianas empresas (pymes) en México. Mientras las grandes compañías optaron por reformular sus productos casi de inmediato y evitar los sellos de advertencia, los pequeños aún no logran entender qué se necesita para cumplir con la regulación ni se han adaptado por los costos que implica.

Margarita Calixto, gerente general de la consultora InDex Investigación y Desarrollo de Alimentos, indicó: “Para las pequeñas y medianas empresas es complicado entender qué se necesita y cómo adaptarse, están sufriendo en la implementación, el cambio de empaque, entender la norma, pedir ayuda, implica un gasto que no estaba considerado cuando ellos empezaron”.

Y explicó que el proceso de adaptación requirió de gastos fuertes para los negocios, ya fuera en el reetiquetado de sus productos o en la reformulación de los mismos, situación que afectó de forma más acentuada a los de menor escala.

Además, comentó que los problemas más comunes fueron el miedo a que el consumidor rechazara su producto por tener sellos o leyendas, además de la reformulación de los productos. De esta manera, sólo algunos pequeños emprendedores tuvieron posibilidad de reformular sus productos para evitar portar sellos de advertencia. Y es que el costo de este cambio es alto.

Seguramente esta misma situación vivirán las pymes en Colombia y Argentina, países en donde, en breve, la industria de alimentos y bebidas deberá cumplir con esta legislación.

 

 

Hoy también publicamos las siguientes notas y más...

Cítricos y arándanos del Perú listos para exportarse a la India

Gourmey, startup francesa, crea el primer foie gras de laboratorio

 


Noticias