Consumir menos sal convierte a microbiota en aliado contra hipertensión en mujeres

Comunicado. Un estudio, recuperado por el Biocodex Microbiota Institute, señala que reducir el consumo de sal en la dieta, especialmente en el caso de las mujeres con hipertensión, podría provocar una modificación en la microbiota intestinal que, mediante una mayor producción de ácidos grasos de cadena corta (AGCC), contribuiría a reducir la presión arterial y disminuir la rigidez de las arterias.

A través de un experimento con 145 pacientes con hipertensión no tratados, un equipo de investigadores de la Universidad de Augusta, en Estados Unidos, descubrió que una reducción en el consumo de sal, por modesta que sea, modifica la composición de la comunidad de bacterias alojadas en el intestino, lo que se refleja en un aumento de los AGCC que pasan al torrente sanguíneo y activan receptores vasculares, proceso asociado a una disminución en la presión arterial y la velocidad de onda del pulso.

Con base en este mismo estudio, la respuesta al experimento es diferente entre individuos de diferente género, al encontrarse que la modificación de los AGCC sanguíneos bajo el efecto de una dieta baja en sal en realidad sólo se demostró en las mujeres participantes, sin que se sepa todavía el porqué.

Cuando se estratificó por género, los aumentos en butirato, hexanoato, isobutirato, isovalerato y valerato fueron significativos sólo en las mujeres, no en los hombres. En ellas, los cambios en isobutirato, isovalerato y 2-metilbutirato se asociaron inversamente con la reducción de la presión arterial. El aumento de valerato se asoció con una disminución de la velocidad de la onda de pulso carótido-femoral.

 

 

 

 


Noticias